Santidad en la vida de cada día

¿Cómo no habla hoy Dios por medio de la santidad Luis y Celia Martín?

Ser santo es dejarse iluminar por la luz de Cristo e irradiarla en nuestro entorno. Luis y Celia Martin se dejaron iluminar por dicha luz en todos los momentos de su vida. Su fe en Dios acompañó su vida cotidiana que fue ejemplo para sus conocidos y para sus hijos.

También nosotros, en las diversas situaciones de nuestra existencia, conyugal, eclesial y social, estamos llamados a vivir la santidad en cualquier lugar donde nos encontremos. La santidad no consiste en vivir de forma extraordinaria, sino en vivir santamente la vida de cada día amando y confiando.