Casa familiar

La casa de la familia Martin rinde homenaje a la vida de esta familia alensonense y a su destino ejemplar y excepcional.

La casa es la base de una familia, el lugar donde la familia se abre. Teresita y sus hermanas jugaron, rezaron, rieron y lloraron es esta casa. En ella aprendió Teresita a crear lazos de unión con sus padres, con sus hermanas y con su entorno.

Así escribió Celia a su cuñada en julio de 1871:

“Estamos perfectamente instalados. Mi marido se ha encargado de que  arreglaran  la casa muy bien, para que me encontrara a gusto en ella. Ya veréis qué habitación tan bonita os hemos preparado para cuando vengáis…” CF 67

La visita se realiza en seis espacios:

Planta baja: en ella se encuentran   la  cocina, el  comedor,  el despacho y la escalera, tan importante en la espiritualidad de Teresita, que  conduce al primer piso.

Primer piso: En él  se hallan   la habitación de las hijas  en la que estaba la  estatua de la Virgen de la Sonrisa y que era el lugar de oración de la familia, un saloncito y la de los padres, donde nació Teresita y murió Celia, que está abierta a la capilla,

Capilla: con esculturas  y frescos sobre  Santa Teresita y  el relicario de los esposos,  Luis y  Celia Martin y de Teresita.

Vestíbulo de acogida: ofrece informaciones históricas sobre  la familia, sus orígenes y  su vida en Alençon.

Galería: presenta  de modo permanente una  exposición de objetos personales de los  padres y de sus hijos.

Auditorium: proyecta una película, basada en  fragmentos de la correspondencia familiar de Luis y Celia, que  ayuda  a comprender  la cotidianidad de  su  vida familiar.

Tienda: con  libros, revistas, tarjeta y  objetos de piedad que  le ayudarán y  prolongarán en el tiempo su visita.

Será  acogido  por las Hermanitas   de Santa Teresita de Ímola y por todo un equipo de voluntarios.