Lugares importantes para la familia

Pabellón

Comprado el 1857 por Luis Martin, el Pabellón fue para él un lugar de meditación y de ocio. En un ángulo del jardín, esta pequeña torre hexagonal consta de planta baja y dos pisos a los que se accede por una escalera de caracol. Situado muy cerca del río Sarthe, Luis guardaba aquí sus utensilios de pesca.

Después de su matrimonio, el Pabellón fue un lugar de descanso para la familia. A sus hijas les gustaba ir a coger “fresas y grosellas.” A dos pasos del río Sarthe, Luis iba desde aquí a pescar al río, actividad que invita a la reflexión.

Después de su ida a Lisieux, Luis conservó este lugar que utilizó como “casa de paso” cuando volvía a Alençon a visitar a sus amigos.

Este lugar nos descubre el carácter contemplativo de Luis que amaba la soledad y vivía una intensa vida de oración. Es un sitio lleno de paz, alejado del centro de la ciudad.

También nos descubre la vida sencilla que tanto amaba Luis. En el Pabellón no hay nada superfluo. Este lugar es un puerto de paz que ayudaba a Luis a vivir su inclinación natural a la soledad.

Hay que visitar este lugar.

La visita del pabellón se efectúa, previa petición, después de atender a los grupos.

Puente del encuentro

En este puente de la calle del Sarthe, que une el barrio de Montsort con el de San Leonardo, Luis y Celia Martin se vieron por primera vez en abril de 1858. El Padre Piaf relatando este acontecimiento decisivo dirá: (…) Se cruzó con un hombre del que le impresionaron su noble aspecto,  su porte reservado y sus modales llenos de dignidad. En el mismo instante sintió una voz interior que le decía: ”Este es el hombre que he preparado para ti.” Historia de una familia, p. 33.

El puente del Sarthe, como lo llaman los alensonenses, se encuentra a pocos metros del Hospital en el que la Madre superiora no aceptó el deseo de Celia de ser religiosa. Una vocación puede esconder otra…

 

 

Casa de Rosa Taillé, nodriza de Teresita, en Semallé

Semallé, lugar donde vivía Rosa Taillé que fue nodriza de Teresita cuando era muy pequeñita porque su salud era tan precaria que pensaron iba a morirse. Teresita tenía dos meses cuando llegó a casa de su nodriza en marzo de 1873. Permaneció en Semallé hasta el 2 de abril de 1874. Se sintió muy unida a su nodriza en su niñez, incluso cuando volvió a Alençon a casa de sus padres.

Rosa Taillé está enterrada en el cementerio de Santa Margarita de Carrouges.

 

Relojería de Luis Martin en Alençon

Esta casa de la calle de Puente Nuevo, comprada por Luis antes de casarse, fue la primera del matrimonio Martin. En ella nacieron todos sus hijos, excepto Teresita.

En la planta baja estaba la relojería de Luis Martin. La familia vivía en los pisos superiores.

Luis eligió esta casa por estar situada frente del comercio, muy conocido en aquel tiempo, de su amigo, Vital Romet.

La familia Martin dejó esta vivienda en 1871, cuando se instaló en la casa de la calle San Blas donde nacerá Teresita.

 

San Denis sur Sarthon, donde fue bautizada Celia

Pueblecito donde pasó la infancia Celia Martin, nacida Guérin, que vino al mundo el 23 de diciembre de 1831 en ”le Pont”, lugar que pertenecía  al municipio de Gandelain, no lejos de San Denis sur Sarthon. Su padre, Isidoro Guérin (1777-1865) fue soldado de la Gran Armada, participó en las guerras napoleónicas en Wagram, siguió a los generales Masséna y Soult en la guerra de España y finalmente fue gendarme en San Denis du Sarthon. Su mujer, Luisa Juana Macé (1805 – 1859), era una campesina un poco ruda. En San Denis, Celia creció junto a su hermana mayor, María Luisa (1805 – 1877) y a su hermano Isidoro (18412-1909), que nació diez años después de ella.

Fue bautizada en la Iglesia de San Denis sur Sarthon, iglesia que se puede visitar y admirar su baptisterio.

Sus padres se instalaron en Alençon en septiembre de 1844.

 

Convento de Clarisas donde Celia frecuentó la Tercera orden franciscana

Celia Guérin se sintió muy cercana a la Tercera orden franciscana, aunque no perteneció ella. Le gustaba visitar varias veces al mes a las Clarisas para poder seguir los pasos de San Francisco de Asís y de Santa Clara.

Las Clarisas continúan hoy en la calle Media Luna de Alençon, a pesar de las muchas dificultades surgidas a lo largo de la historia desde su fundación por Margarita de Lorraine hace más de 500 años. El rezo de los oficios y la celebración de la Eucaristía están abiertos a todos los peregrinos.

Se puede contactar con las hermanas en el teléfono: 00  33  2 33 8 0 21 70.